¿Cómo elegir el mejor cargador solar para tu batería?

¿Cómo elegir el mejor cargador solar para tu batería?

417
0
Compartir
paneles solares portátiles

¿Cómo elegir el mejor cargador solar para tu batería?

En los tiempos actuales, el entusiasta del aire libre dista mucho de los escaladores, mochileros, pescadores, cazadores o exploradores de hace más de medio siglo.  Incluso si tenemos en cuenta un margen más corto de tiempo y lo comparamos con cómo era hace diez años, inevitablemente nos daremos cuenta de que la mayoría de nuestro equipo tecnológico ha cambiado. Hoy en día muchos corredores de fondo, ciclistas o senderistas pueden calcular su ruta en su teléfono, o incluso los hay que compran un buen GPS y lo vinculan a una buena aplicación de venta en su smartphone para marcar allí sus recorridos.

Sólo hay un problema: en comparación a un GPS, la mayoría de los smartphones no disponen o no tienen como punto fuerte una larga vida en su batería. Para ello hemos vuelto nuestro punto de mira hacia una alternativa eléctrica que sólo encontrábamos de forma portátil hasta hace años en pequeñas calculadoras y sencillos objetos por el estilo: la energía solar.

Hoy se venden todo tipo de paneles solares capaces de dar energía a toda una casa y en estos últimos años esta iniciativa ha querido transformarse en una opción portátil, móvil, que pueda solventar los problemas antes descritos. Gracias a internet nos es fácil encontrar una amplia gama de productos de estas características pero  precisamente por ello nos surge el problema de la elección. Nadie quiere, a fin de cuentas, conectar a cualquier aparatejo el teléfono que tanto nos ha costado comprar.

Para ello exponemos aquí una pequeña guía:

En primer lugar hemos de hablar de amperios y de voltaje.

Entender estos términos asociados al aparato solar que pretendas comprar te ayudará a interpretar la energía que éste te puede proporcionar y a decidir si encaja o no en tus necesidades. La mejor forma para aquellos que no están familiarizados con la materia es una sencilla analogía con respecto a una tubería de paso. Pensemos en el voltaje como si fuese presión de agua, la corriente (medida en amperios) sería la cantidad de paso y la resistencia (ohms) sería el tamaño del tubo.

Así podemos hacer pequeña cuenta matemática: el paso (amps) es igual a la presión de agua (voltaje) dividida por el tamaño del tubo (la resistencia).

Los vatios y amperios son las unidades que has de comprender para satisfacer tus necesidades, de nuevo: los amperios son el paso y la presión, los vatios (w).

De esta forma un panel que proporcione unos 4 o 5 w será perfecto para aparatos como un teléfono móvil antiguo o un reproductor de música. Los últimos smartphones, en cambio, necesitan algo más; por no hablar de una tablet o Ipad que precisarán de al menos un panel de unos 7 w. Si lo que deseas es un panel capaz de cargar varios elementos a la vez, tal vez necesites algo que ronde los 15 w.

Sobre la fuerza de carga, necesitaras algo que suponga un impacto sobre el aparato, ya que si no tiene el suficiente es probable que el dispositivo ni siquiera reconozca que está siendo cargado (por ejemplo un puerto USB de 2.1 amperios cargará tu tablet de forma mucho más eficaz que uno de 1.3). Sobre esto cabe la consideración de la luz solar que realmente esperas tomar cuando vayas a recargar tus aparatos y del tiempo que ésta pueda alumbrar directamente sobre el panel. Es conveniente elegir una carga más rápida para aprovechar estos momentos si planeas una excursión sin demasiada luz o, por el contrario, un aparato que disponga de un pequeño panel servirá si estás en una zona desértica y soleada dónde dispones de más tiempo para su uso.

Existen dos tipos principales de paneles solares portátiles:

CIGS. Son flexibles, cómodos, baratos de construir y muy livianos. Su desventaja es que no duran tanto como los monocristalinos ya que su degradación es muy rápida.

Monocristalinos: En los últimos años, con la creación de pequeños estuches maleables, estos paneles parecen estar superando el principal problema de la portabilidad. Son mucho más eficientes y duraderos que los anteriores.

A tener en cuenta:

Conexiones: Es importante el número de USB del que disponga y si entre ellos hay uno capaz de proveer más amperios para tablets, Ipads, u otros periféricos que puedan alimentarse con USB como una cámara de fotos o de video (interesante para los usuarios de las famosas GoPro).

Batería integrada: Existen los paneles solares que además gozan de una batería integrada que puede almacenar (con desgaste) la batería solar durante unas horas. Además están aquellos que son recargables en cualquier toma de corriente y que usan la energía solar como apoyo. Muy recomendables. En todo caso, cabe poner especial énfasis en el potencial de la batería integrada.

Fácil manejo: Puede parecer demasiado obvio. Pero la recarga de un teléfono móvil no debe de suponer un despliegue de medios tal que haga de ésta algo incómodo. Cuando hablamos de cargadores portátiles queremos, por supuesto, sencillez.

Peso: Muy a tener en cuenta si lo que necesitas es algo que añadir a tu ya de por sí pesada mochila. Los deportistas lo entenderán, y si eres uno de aquellos aventureros que se propone hacer una ruta de varios días a través de la naturaleza, no querrás que tu cargador portátil sea aquello que te arrepientas de haber llevado. Aquí desde luego, los CIGS toman ventaja.

Portabilidad: Casi por los mismos motivos, recomendamos los CIGS. Hay algunos modelos que pueden ser adaptados fácilmente a tu mochila o incluso a tu muñeca.

Versatilidad: Si no sabes cuál va a ser el uso específico de tu cargador solar. Lo mejor es que elijas aquellos que puedan cargar los aparatos más diversos con especial atención, como ya hemos mencionado más atrás, a los puertos USB y su potencia.

 

Bien pero… ¿merece la pena?

Está claro que hay mucho aún por avanzar en el campo de los cargadores solares portátiles. Si lo que buscas es algo fiable porque siempre se te acaba la batería antes de llegar a casa, definitivamente cualquier cargador portátil normal cumplirá el trabajo. Sin embargo, las novedades de estos últimos años han sido lo suficiente contundentes como para asegurar una fiabilidad. Así que si eres uno de esos intrépidos con ganas de pasarte unos días fuera de casa allí dónde no puedes contar con una toma de corriente bien por diversión, deporte o aventura, desde luego hablar de un cargador solar portátil puede ser hacerlo sobre un instrumento casi indispensable.

 

No hay comentarios

Dejar una respuesta


*